Calidad del contenido que publicamos

¿Cómo mejorar la calidad del contenido?

La calidad del contenido es todo un tema cuando hablamos de marketing digital en la actualidad. Si aún dudás de la importancia de tener una estrategia de contenidos, basta con observar a las grandes marcas y cómo logran impactar al público. En el post Estrategia de Contenidos: ¿vale la pena? te contamos por qué es vital tener una estrategia de contenidos para conectar con las personas que querés alcanzar para que compren tu producto.

Una vez definida una estrategia de contenidos, el proceso de creación de contenidos podemos pensarlo en tres etapas: la planificación, la producción propiamente dicha y la medición de resultados.

La planificación es fundamental. Es la herramienta para generar una línea de contenidos y al mismo tiempo para organizar el trabajo y no estar siempre sobre la hora o atrasados. La planificación es básicamente el armado de un calendario con los temas claves que se desprenden de la estrategia. Combinar temas vinculados a la marca con temas de actualidad y de interés de los seguidores es fundamental.

La producción tiene dos capas: la curación y la producción. La curación es un proceso constante en el cual nos nutrimos de ideas, conocimiento, tendencias, y nos sirve como fuente de inspiración pero, en algunos casos, también es útil hacer una selección de contenidos de otros para compartir con nuestra marca. La producción en sí, es la generación de contenido propio de la marca.

La medición es todo lo que ocurre luego de la publicación de los contenidos. Estar atentos a la reacción del público es útil para el siguiente proceso de planificación y producción. Cambiar lo que no rindió, mejorar lo que funcionó y aprovechar las cosas que superaron las expectativas, es el camino hacia mejorar los resultados.

Está claro que la calidad de los contenidos es fundamental para que generen impacto. Es algo que asegura resultados, pero sí es un factor importante. La calidad tiene que ver con dos aspectos: la calidad técnica por un lado, y la relevancia para el público por el otro.

Para mejorar la calidad de contenido a nivel técnico:

  1. Definí el mensaje en pocas palabras o hacé una lista con pocos puntos sobre los cuales querés enfocar el contenido. Esto te ayudará a no divagar ni perder el hilo de tus mensajes.
  2. Empezá minimalista. Cuanto menos complejos sean los contenidos mejor. Imágenes poco cargadas, sin mil capas de diseño, o textos eternos. Manetenelo simple.
  3. Aprendé más sobre SEO. Las técnicas de posicionamiento orgánico están profundamente relacionadas con la calidad técnica del contenido. Imágenes con mejores descripciones en la metadata, textos ordenados con mayor lógica, uso inteligente de palabras claves. Estas cosas van a potenciar también la calidad de producción de tus contenidos.
  4. Seguí a marcas y productores de contenido que te gusten e inspiren. Hay muy buenos productores por la web. Consumir mucho y variado de blogs, Youtube, Instagram, va a hacer que tu ojo se entrene, cures mejor y también empieces a producir mejor contenido.
  5. Escribir, escribir y volver a escribir. Es el mejor ejercicio para mejorar las habilidades de escritura, pero vale también para la fotografía, para el video, audio, lo que sea.

Para mejorar la relevancia del contenido para el público:

  1. No pienses en vos, pensá en el público. No juzgues los contenidos en base a tus gustos personales, pensá en qué le puede interesar a la persona a la que querés alcanzar con tu marca.
  2. Medí y evaluá la reacción del público. Si tu contenido tiene bajas tasas de reacción, es porque o no llega a las personas adecuadas, o no es relevante para esas personas.
  3. Analizá qué tipo de contenidos le funcionan a tus competidores. Copiarse no sirve, pero sí aprender de las líneas de contenido de otras marcas para pensar variantes y desde ahí generar contenido propio.
  4. Ser consistente y regular. Normalmente la mejor forma de ser más relevante es estar presente. Si publicamos algo una semana y luego desaparecemos por tres semanas, no vamos a arreglar nada publicando cuatro contenido de juntos.
  5. Escuchar y responder. Uno de los grandes errores de muchas marcas es tan simple como no responder a los comentarios o mensajes de sus seguidores. Tal vez el contenido es bueno, pero la persona se termina llevando una mala experiencia por la falta de respuesta. Respuestas ágiles y de calidad, son la clave.

Si tenés dudas sobre tu estrategia digital o querés mejorar la calidad del contenido que publicás, escribinos para que podamos ayudarte a potenciar los resultados que obtenés en la web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *