¿Realmente sirve una Estrategia de Contenidos?

Estrategia de Contenidos: ¿vale la pena?

Cada vez vemos a más marcas que intentan dejar de lado su lenguaje comercial en la web e intentan orientarse hacia otro tipo de publicación. Pioneros como Coca-Cola o Red Bull, nos muestran desde hace años que este es el camino, que tener una buena estrategia de contenidos es clave.

¿Qué es una Estrategia de Contenidos? Antes que nada es una decisión estructural dentro de la estrategia de marketing digital. Es buscar caminos para relacionarse con los clientes, seguidores y público objetivo a través de contenidos de su interés, que estén vinculados a la marca o a un producto, pero que no necesariamente estén orientados con un lenguaje o mensaje comercial.

¿Por qué funcionan las Estrategias de Contenido? La respuesta es la más obvia. Todos estamos un poco cansados de la publicidad. Nos ataca por todos los frentes: en la tele, en la radio, en la calle, y desde ya hace años en la web también. Y la cantidad de marcas es tan grande que en algún punto nos desborda.

Si bien hace unos cuantos años tener una Estrategia de Contenidos era sinónimo de tener un blog en nuestro sitio web, gracias a su expansión dentro de las redes sociales, vemos cómo las marcas pueden aprovechar esos espacios para generar relaciones de mayor calidad con sus seguidores.

En esencia las redes sociales se crearon para que las personas se relacionen entre sí. Y este es uno de los problemas trascendentales a la hora de incorporar a los negocios. Si estos irrumpen con publicidad o mensajes comerciales esas conversaciones entre las personas no solo no van a lograr vender, sino que además terminan por disgustar a sus potenciales compradores.

En cambio, si en lugar de interrumpir se suman a esa conversación aportando o generando tópicos de contenidos sobre los cuales seguir conversando, el juego cambia por completo. Acá es donde entendemos una Estrategia de Contenidos con otra profundidad y ya no solo la del blog aislado en un rincón de la web institucional.

Tal como las personas hacen, las marcas pueden crear historias en torno a su marca y sus productos en las redes. Mostrando contextos de uso o consumo, experiencias, recomendaciones, tips, educando a sus seguidores en algún tema. Ofrecerle contenido de valor, útil para el usuario, de calidad y gratuito, es un gran aporte a una buena experiencia para las personas.

¿Cómo se crea una Estrategia de Contenidos? El punto de partida es conocer bien a la marca y a las personas que queremos alcanzar con ese contenido. El contenido en sí será el puente que va a conectar a ambos puntos. Desde ahí la clave es pensar en todos los contenidos que pueden desprenderse de la marca, ordenarlos, curarlos y comenzar a producir para compartir. Las personas nos van a ir guiando con el tiempo mostrándonos qué funciona y qué no.

La consistencia es quizás lo más importante de una buena estrategia de contenidos. Es algo que no da resultados inmediatos. Pero sí a mediano o largo plazo vemos sus beneficios como: mejor posicionamiento orgánico en buscadores, mejor y más profundas relaciones con nuestros seguidores, mayor volumen de recomendaciones entre las personas.

¿Tu marca trabaja con una Estrategia de Contenidos? Si aún no elegiste este camino, podés escribirnos para que te orientemos y ayudemos a dar el primer paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *